“Hay un lugar”, más pop y menos hop en el nuevo disco de Delafé.
Se trata de un álbum donde apuestan por la electrónica y se acercan más que nunca a la pista de baile sin perder su esencia. A diferencia de los anteriores trabajos de Delafé, donde se intentaba buscar un concepto y una temática. En esta nueva entrega las canciones buscan funcionar independientemente para darle mayor fuerza a sus directos.

Podemos percibir un tránsito hacia sonidos más electrónicos, abandonando casi por completo el uso del Sampler y los Beats de Hip Hop clásico a los que nos tenían acostumbrados y moviéndose por un territorio donde el “bombo a negras”, más típico de la cultura Dance, toma protagonismo pero sin descuidar la instrumentación cálida y orgánica que les caracteriza.

Un álbum concebido como un recopilatorio de singles y ha contado con seis adelantos antes de su salida. Han regresado a la cultura del single y por eso, la banda tomó la decisión de avanzar un 60% del disco en pequeñas dosis antes de su publicación, mimando cada estreno como si fuera un single principal y trabajando para elaborar las portadas con ilustradores o diseñadores de la talla de Alfonso Casas, Juanjo Sáez, Sergi Opisso (Opisso Studio) o el mismo Carlos Sadness.